Tema:La mujer que se gano el respeto de todos

Texto:Jueces 4:1-5

Introduccion:

El libro titulado la cabaña del tio tom(la autora fue Harriet Elizabeth Beecher Stowe)

Lyman Beecher, un cura congregacional abolicionista de Boston, y Roxana Foote Beecher, y la hermana del afamado pastor, Henry Ward Beecher. En ese lugar, obtuvo conocimiento propio de la esclavitud y del tren subterráneo, y fue motivada a escribir Uncle Tom's Cabin , Cuando Stowe se encontró con Abraham Lincoln en 1862 (durante la Guerra Civil),el saludo del entonces presidente de los Estados Unidos fue: "So you're the little woman who wrote the book that started this great war!"–"¡Así que tú eres la pequeña mujer que escribió el libro y ha iniciado esta gran guerra!" (de hecho, Harriet medía alrededor de 1.50 m).

 

Realmente no sabemos mucho sobre Débora. El relato bíblico de su liderazgo es muy breve. Sin embargo, aun cuando su historia puede ser breve, sabemos que su influencia fue grande. Y esto no era algo fácil en su tiempo. Los hombres de su cultura no estaban dispuestos a seguir a una mujer, y a pocas mujeres se les permitía alcanzar posiciones de liderazgo. Pero Débora ostentó la posición de mayor influencia en Israel. Y más que influencia sobre este pueblo; tenía su respeto.

Y restauró la prosperidad del pueblo por cuarenta años debido a su liderazgo. El pueblo le expresó su estima dándole el mejor de los cumplidos que pudieron imaginar: la llamaron «madre» del pueblo de Israel

                                     Las aldeas quedaron abandonadas en Israel, habían decaído,

                                                 Hasta que yo Débora me levanté,

                                                 Me levanté como madre en Israel.

 

 

I).Debora era una mujer sabia(Jueces 4:5)

a).(su nombre significa abeja – avispa)

Lograr el respeto de los demás siempre comienza con respetarse a sí mismo. Es claro que Débora era una persona de respeto. La gente de todo Israel acudía a ella para dirimir sus disputas. Cuando citó a Barac, él acudió y ella lo constituyó comandante de un ejército, mostrándose dispuesta a dar poder a otros en el ámbito de sus dones. Si desea tener el respeto de los demás, demuestre primero un respeto sano por ellos y por usted mismo.

          Lograr el respeto de los demás siempre comienza con respetarse a sí mismo.

b). exceda las expectativas de los demás

Pocas personas hubieran esperado que Débora cambiase el modo de vida de los israelitas, sin embargo, eso es lo que hizo. Elevó el estándar de vida de la persona común y devolvió la paz a la nación. Las Escrituras señalan:

Las aldeas quedaron abandonadas en Israel, habían decaído,

Hasta que yo Débora me levanté,

Me levanté como madre en Israel. (Jueces 5.7)

Débora, profetisa—Mujer de conocimientos, sabiduría y piedad extraordinarios, instruida en los conocimientos divinos por el Espíritu, y acostumbrada a interpretar la divina voluntad, ya había llegado a tener una influencia extensa, y gozaba del respeto general; hasta el punto de que vino a ser el espíritu animador del gobierno, y ejercía todos los deberes especiales de juez, excepto el de dirigente militar.

 

II).Debora era una mujer valiente(Jueces 4:9)

a). sea firme en sus convicciones

Imagine lo que debe haberle costado a Débora, una mujer del sur de la nación, llamar a Barac, un hombre poderoso de una de las tribus del norte, a su presencia para ordenarle que luchara contra los cananeos que había hacia el norte. Para eso necesitó una gran cantidad de valor, el cual viene de la convicción.

b).Cuando Barac reveló sus dudas acerca de la batalla y le pidió a Débora que lo acompañara, ella no retrocedió ni vaciló en su creencia de que Dios la había llamado a luchar contra sus enemigos. Aceptó ir, y le dijo que la gloria que él hubiera recibido por la batalla le pertenecería, en cambio, a una mujer.

 

Barac le respondió: Si no fueres conmigo, no iré—Su petición, un tanto singular, de que Débora le acompañara, no era del todo resultado de su debilidad, sino que los orientales siempre llevan consigo al campo de batalla, lo que les es más caro; creen que esto les hace luchar mejor. El propósito de Barac, pues, de tener la presencia de la profetisa, es perfectamente inteligible, pues estimularía a la tropa y daría sanción en los ojos de Israel al levantamiento contra tan fuerte opresor como lo era Jabín.

 

Harriet Tubman (nacida como Araminta Ross en 1820 y fallecida el 10 de marzo de 1913) fue una luchadora por la libertad de los afroamericanos y espía durante la Guerra Civil Estadounidense. Tras escapar de la esclavitud, realizó trece misiones de rescate en las que liberó a cerca de setenta esclavos[1] utilizando la red antiesclavista conocida como ferrocarril subterráneo. Posteriormente ayudó a John Brown tras su toma del arsenal de Harpers Ferry, y tras la guerra luchó por conseguir el sufragio para las mujeres.

Nació en esclavitud en el Condado de Dorchester, Maryland. Durante su niñez fue apaleada y golpeada con látigo por varios de sus propietarios. Siendo adolescente, sufrió una fuerte herida en la cabeza cuando uno de sus propietarios la alcanzó accidentalmente con un objeto pesado que había lanzado contra otro esclavo.[2] Como consecuencia de la herida, sufrió ataques de apoplejía, dolores de cabeza, visiones y episodios de hipersomnia a lo largo de toda su vida. Devota cristiana, atribuía sus visiones y sueños a premoniciones divinas.

En 1849, Tubman escapó a Filadelfia. Tras ello, regresó inmediatamente a Maryland para rescatar a su familia. Poco a poco, fue sacando del estado a sus diversos parientes, en ocasiones guiando personalmente a docenas de esclavos hacia la libertad. Viajando de noche y en extremo secreto, Tubman (o «Moses», como era llamada) “nunca perdió un pasajero”.[3] A lo largo de los años se ofrecieron diversas recompensas por la captura de los esclavos huidos, pero nunca se supo que Harriet era quien estaba ayudándolos. Cuando la Ley contra los esclavos fugitivos se aprobó en 1850, ayudó a muchos esclavos a huir hacia Canadá.[4]

Cuando comenzó la Guerra Civil Americana, Tubman trabajó para el bando unionista, primero como cocinera y enfermera, y más tarde como espía. Se convirtió en la primera mujer en dirigir un batallón armado en la guerra,[5] cuando dirigió el asalto a Combahee River, en el cual liberó a más de setecientos esclavos. Tras la guerra se retiró a su casa de Auburn, Nueva York, donde cuidó de sus ancianos padres. Fue activista del movimiento sufragista hasta que la enfermedad la obligó a retirarse a una residencia para ancianos afroamericanos. Tras su muerte en 1913 se convirtió en un icono americano de coraje y libertad.[6]

=Usaba pollos

_Usaba cantos espirituales para dar mensajes

LA serpiente que muerde

La recompensa para capturar a los asesinos de Lincoln era de 25,000 dólares y por Harriet ofrecían 40,000

 

III).Debora era una mujer que le creia a Dios(Jueces 4:14)

a).En un tiempo en que la fe en Dios se había perdido por causa de la infidelidad espiritual

En marzo de 1990, Hank Gathers estaba a la cabeza de todos los basquetbolistas universitarios de los Estados Unidos en puntos anotados y rebotes atrapados. En ese mes, en plena acción durante un partido, este joven talentoso cayó al piso del gimnasio y ante la mirada de los espectadores, falleció.

Posteriormente trascendió que él había descubierto en diciembre del año anterior que padecía de una enfermedad cardíaca, pero había decidido seguir jugando de todas formas. Leí un artículo en esos días que enumeraba a varios deportistas de fama mundial que habían puesto en peligro su salud por seguir compitiendo. El autor aventuraba algunas posibles razones: El amor al deporte, la fama, el dinero. Luego expuso una más: Que los grandes atletas están dispuestos a correr grandes riesgos.